Así como un pez no puede vivir sin el mar, el alma no puede vivir sin Dios. — Sant Rajinder Singh Ji Maharaj