Parte de nuestro progreso espiritual radica en el desarrollo de las virtudes éticas. Volviéndonos personas nobles y virtuosas, seremos un pilar de fuerza e inspiración para quienes nos rodean. — Sant Rajinder Singh Ji Maharaj