Si encaramos alguna adversidad que pareciera no tener solución, debemos tomarlo como un regalo de Dios con el que quiere recordarnos que este mundo no es nuestro verdadero Hogar. — Sant Rajinder Singh Ji Maharaj