El alma vibra en la misma frecuencia de Dios porque está hecha de Su misma esencia, un principio que se conoce como la Luz y el Sonido divinos. — Sant Rajinder Singh Ji Maharaj