SOS Global

Amarnos unos a otros

septiembre 12, 2021

En su discurso espiritual de hoy, Sant Rajinder Singh Ji Maharaj nos ha recordado el propósito por el que se nos ha dado este nacimiento humano. Estamos aquí para amar a Dios y para amarnos unos a otros. Para amar a Dios, necesitamos experimentar a Dios y esto ocurre cuando meditamos.

Cuando retiramos la atención del mundo exterior y la centramos dentro, nos embarcamos en el viaje espiritual interno que nos permite experimentar el amor y la Luz de Dios. Este amor divino impregna cada poro de nuestro ser y nos sumerge en el amor de Dios, hasta el punto de que empezamos a irradiarlo a todos los que conocemos. A medida que nos conectamos con el amor de Dios y despertamos a nuestra verdadera naturaleza como alma, una parte de Dios, reconocemos Su presencia en todas las criaturas vivientes.

Es en esta etapa cuando nos damos cuenta de nuestra unidad. Al nivel del alma, todos somos lo mismo. Dejamos de sentirnos separados de los demás y las fronteras que antes nos separaban comienzan a desvanecerse. Embebidos en el amor de Dios, nos abrazamos como si fuéramos familia, los miembros de una gran familia de Dios.

Los santos y místicos vienen a este mundo para recordarnos esta verdad. Nos enseñan la técnica de la meditación con la que podemos hacer realidad esta verdad. Nos ofrecen el amor como la piedra angular sobre la que edificamos nuestra vida y nos animan a desarrollar las virtudes éticas para convertirnos en seres amorosos y solidarios que se ayudan mutuamente en el camino, al tiempo que damos pasos hacia nuestra meta: la fusión del alma con Dios.