SOS Global

El arte del esfuerzo sin esfuerzo

abril 24, 2022

Los santos y Maestros espirituales nos enseñan que la meditación es un proceso de concentración mediante el cual retiramos nuestra atención de las atracciones y distracciones del mundo exterior y la enfocamos en la quietud interior. Sin embargo, es común entre muchos principiantes asumir que esta concentración tiene que ser forzada e intensa. Todo lo contrario, dijo Sant Rajinder Singh Ji Maharaj. La espiritualidad se experimenta en un estado relajado.

Cuando nos sentamos a meditar, necesitamos estar relajados y practicar el arte del esfuerzo sin esfuerzo. Nuestro trabajo consiste en concentrarnos suavemente y con calma en lo que veamos dentro mientras miramos con los ojos cerrados a 20 o 25 centímetros delante de nosotros. Luego nos dejamos llevar y esperamos pacientemente y con amor. Diversos pensamientos y distracciones impedirán la quietud necesaria para experimentar el amor de Dios. Depende de nosotros mantenernos concentrados y no permitir que estas artimañas de la mente nos disuadan. Aquí es donde tenemos que esforzarnos.

La meditación requiere que estemos tranquilos y sosegados, libres de agitación e inquietud. Necesitamos rendirnos a la voluntad de Dios y sentarnos como una copa vacía, libres de expectativas y anticipaciones, listos para recibir el amor y la Luz del Creador. El progreso espiritual llega rápidamente cuando somos regulares en la práctica y permanecemos agradecidos por las revelaciones que experimentamos en nuestras meditaciones.