La búsqueda a las respuestas de la humanidad

La búsqueda científica

Nuestra búsqueda para saber nuestro Origen se puede ver en la forma en que exploramos para encontrar respuestas a la naturaleza de nuestro universo físico. Por ejemplo, en un gran laboratorio en Batavia, Illinois, los científicos aceleran las partículas atómicas a alta velocidad a través de un anillo gigante en lo profundo de la tierra, sólo para romperlas en pedazos. Ellos buscan la «partícula de Dios»— nombre que le dieron a la partícula que les dará respuestas a cómo comenzó nuestro universo.

quest-answers-rajinder-meditation

A lo largo del camino, han descubierto numerosas partículas subatómicas con nombres exóticos como bosones, quarks, mesones, etc. Aunque han aprendido mucho sobre la naturaleza de la materia y la energía, aún no han encontrado la respuesta definitiva que buscan.

Otros científicos miden la distancia de los cuásares más lejanos del universo para calcular cuánto tiempo hace que tuvo lugar la teórica «Gran Explosión» en el que creen que todo el universo surgió de la ignición de partículas de polvo. Creen que saben mucho sobre lo que ocurrió en los primeros milisegundos después de la Gran Explosión, pero buscan agresivamente descubrir lo que existía antes de tal Gran Explosión. ¿De dónde salieron las primeras partículas? Hasta ahora, la ciencia no ha respondido a esta pregunta, pero la carrera para ser los primeros en resolver el misterio continúa.

Descifrando el código genético

En los laboratorios de investigación médica de todo el mundo, los científicos trabajan para desentrañar el código genético del ADN humano. Con la ayuda de computadoras, cada parte de nuestra composición genética es analizada y codificada para clasificar las porciones de nuestro ADN que determinan cada aspecto de la vida, desde nuestro cuerpo físico y cerebro hasta cómo el cuerpo se contrae y lucha contra ciertas enfermedades. ¿Acaso nuestro código genético contiene el misterio de quiénes somos como seres humanos?

¿Estamos solos en nuestra búsqueda de respuestas a la vida y al universo? Se preguntan si somos las únicas formas de vida en la creación. Algunos científicos envían impulsos al espacio profundo con la esperanza de que algún día una respuesta regrese de una galaxia lejana. ¿Qué tan grande es el espacio? ¿Es realmente infinito, o se encuentran los extremos del espacio, haciendo de la galaxia una gran esfera? Si es una esfera, ¿qué hay más allá de ella? Estas preguntas alientan a la humanidad a emprender viajes peligrosos y de alto costo al espacio con la esperanza de que algún día podamos aventurarnos lo suficiente para descubrir la naturaleza de nuestro universo.

La inteligencia artificial

En los laboratorios de computación, los ingenieros experimentan con la inteligencia artificial. ¿Serán capaces de construir una computadora que piense como un ser humano? ¿Son los seres humanos simplemente como programas complejos de computador cuya función puede ser replicada por robots, o son seres únicos, habitados por un alma no material, que desafían las réplicas hechas por el hombre?

Algunos físicos están usando fórmulas matemáticas de la física para probar la existencia de Dios y del alma en papel. Según algunas de sus interpretaciones de las estadísticas del universo, hay un poder supremo que creó el universo y lo sostiene y que en un futuro distante atraerá al universo de vuelta hacia sí mismo.

Geólogos y paleontólogos en lugares remotos del mundo excavan la tierra, buscando fósiles y rocas para entender la naturaleza de los primeros seres humanos y otras formas de vida. Cada nuevo descubrimiento retrasa la fecha de las primeras formas de vida. Los científicos esperan probar o refutar las teorías anteriores sobre la evolución, pero cómo semejantes criaturas maravillosas llegaron a ser todavía elude a ambos bandos.

Desentrañando el misterio de la vida

Los investigadores y las metodologías pueden diferir, pero en el centro de toda esta búsqueda se encuentran las mismas preguntas cruciales: ¿De qué se trata este mundo? ¿Cómo surgió? ¿Existe Dios? ¿Tenemos alma? ¿De dónde viene el alma y a dónde va cuando termina la vida física? ¿Hay un propósito para nuestra vida?

Los científicos, investigadores, ingenieros y médicos pasan toda su vida buscando piezas del rompecabezas. El misterio es tan vasto que nadie puede estudiar todos sus aspectos, pero cada uno debe especializarse en un área pequeña. Algunos exploran el rompecabezas a través de la biología, otros a través de la astronomía, la geología o la física. Pero las ciencias físicas tienen sus limitaciones. Una vida entera buscando las respuestas a nuestro lugar en el universo mediante la ciencia no ha producido, hasta ahora, resultados concluyentes. La razón por la que esta búsqueda exterior no ha tenido éxito es que las respuestas a los misterios de la vida no están fuera, sino dentro de cada uno de nosotros. El misterio del macrocosmos está oculto en el microcosmos.

La ciencia nos dice que el universo está compuesto de materia y energía. Pero ¿cómo explican la materia y la energía la conciencia? Sabemos que hay una diferencia entre una persona viva y una que ha muerto, pero la materia que forma a ambos es la misma. El cuerpo que ha muerto está compuesto del mismo material que cuando estaba vivo. Pero la parte de ese ser humano que se comunicaba con nosotros, que creaba, que controlaba el movimiento del cuerpo, se ha ido. La conciencia del ser desapareció.

Reconocemos que los seres humanos son seres conscientes. Una persona cuyo corazón y respiración se han detenido se dice que ha «perdido la conciencia física». Pero ¿dónde se originó la conciencia que se encuentra en la materia? Si nuestra alma es la parte consciente de nosotros, entonces debe haber una fuente de donde se origina el alma.

¿Se crea a partir de la materia y la energía del universo? Sabemos que no hay conciencia en la materia. Sabemos que no hay conciencia en la energía física.

Cuanto más descubren los investigadores sobre las leyes científicas, más reconocen la posibilidad de la existencia de un poder inteligente superior que diseñó la creación. El milagro del cuerpo humano, la maravilla de la tierra y el impresionante universo con sus aparentemente incontables galaxias parecen ser algo más que un accidente casual de la naturaleza. En efecto, el átomo misterioso, el complejo código genético y la creación de todo este universo parecen más una prueba de la existencia de Dios.

article Rajinder meditation end

 

Acerca del autor Sant Rajinder Singh Ji Maharaj

Siga a Sant Rajinder Singh Ji en Facebook  |  YouTube Instagram