Una vez comprobamos que es la mano de Dios la que nos llevan hacia nuestra meta, aceptamos también, que a medida que el barco se mueve por el océano, habrá olas. — Sant Rajinder Singh Ji Maharaj